RED de Hermandad y Solidaridad con Colombia --- REDHER ----

Mar05232017

Last updateSáb, 20 May 2017 12pm

Font Size

Profile

Menu Style

Cpanel

VI Marcha carnaval en defensa de la vida. No a la Colosa

5 Razones para decir no a la Colosa:


La Colosa se encuentra ubicada en la Reserva Central Forestal de Colombia, una región de alta riqueza en biodiversidad, agua, paisaje y fertilidad agrícola. En el área a explotar se hallan importantes especies de fauna y flora. El municipio de Cajamarca y un extenso sector de la Cordillera Central se encuentra en un área de Riesgo Sísmico Alto, dada su cercanía con las fallas de Palestina, Aranzazu-Manizales, Ibagué, el Sistema Romeral, la falla del río Anaime y el cerro volcán Machín.

El cianuro, metales pesados y demás contaminantes pueden afectar las fuentes hídricas de las cuencas de los Ríos Bermellón y Coello. El uso intensivo del agua generará una alta competencia con las actividades agrícolas de la región. Para extraer el oro microscópico (menos de un gramo por una tonelada de roca), la multinacional tendrá que desaparecer las montañas y utilizar más de 3 millones de litros de agua por hora. Esto es equivalente al AGUA que consume una persona en 45 años de su vida.

La Megamimería con cianuro, aumenta la incidencia de cáncer pulmonar, vejiga y leucemia. Además, Incrementa las enfermedades respiratorias, renales, reproductivas (deformación del feto), dérmicas, intestinales y visuales.

La Multinacional Anglogold Ashanti a través de los Premios Public Eye fue catalogada como la peor empresa del mundo. En Colombia ha violentado la Ley nacional (ver Resolución 1481 del 30 de julio de 2010 del Ministerio de Ambiente). Al día de hoy sigue violentando las normas ambientales. Tiene una hoja de vida negra que corrobora su alta irresponsabilidad en temas ambientales y de Derechos Humanos. Los empleos generados por la Mina son transitorios y escasos.

La megamimería es un crímen de Lesa Naturaleza, un arma de destrucción silenciosa que atenta contra la vitalidad de la madre tierra y niega la participación ciudadana en los asuntos del medio ambiente, la salud pública y la autonomía alimentaria.